La caída de Merced Valdovinos del gobierno de Evodio

Publicado el Por Notimundo
La caída de Merced Valdovinos del gobierno de Evodio

La caída de Merced Valdovinos del gobierno de Evodio

Merced Valdovinos y Evodio Velazquez

Epístolas Surianas. De Julio Ayala Carlos

Epístolas Surianas. De Julio Ayala Carlos

Julio Ayala Carlos

(Carta a Don Héctor)

LA CAÍDA DE MERCED VALDOVINOS de la Secretaría de Finanzas del gobierno municipal de Acapulco, desde donde con el visto bueno del alcalde Evodio Velázquez Aguirre se promocionaba para candidato a diputado en el no muy lejano 2018, no solo tiene que ver con el fracaso a la obtención del préstamo al Ayuntamiento porteño, sino con el desmadre financiero que existe en ese gobierno, de allí que el dinero nunca les alcance.

Sin embargo, si bien el tal Valdovinos estaba haciendo su agosto con el presupuesto del Ayuntamiento porteño, no actuaba por sí solo, sino con el consentimiento de quien es la cabeza de ese gobierno, pues si el ex secretario de Finanzas se promocionaba para candidato a diputado, Evodio Velázquez Aguirre hace lo propio para ser candidato a senador en el 2018, pues sueña, desde ahora, con ser gobernador del estado en el 2021.

Por supuesto que el desorden financiero del gobierno municipal de Acapulco no es culpa de los empleados, aunque sin duda que contribuyen a ello. Lo cierto es que si algo no funciona, es porque la cabeza está mal. En consecuencia, quien no funciona es quien cobra como alcalde de Acapulco.

Y es que, además del desorden financiero en que se encuentra el gobierno  porteño, producto del mal manejo y el gasto excesivo de los recursos públicos, lo que ha llevado al alcalde a pretender endeudar al Ayuntamiento, toda vez que no hay dinero que les alcance, lo cierto es que  en Acapulco no hay, por donde se mire, obra pública. Y lo cierto es, también, que en materia de seguridad pública, el edil de referencia tiene el municipio en un completo desorden.

En fin que con la salida de Merced Valdovinos como secretario de Finanzas del Gobierno que encabeza Evodio Velázquez, no solo evidencia que el alcalde tiene un desorden en las finanzas del Ayuntamiento de Acapulco, sino que le dio la razón al Congreso del estado, quien tiene serias dudas de que el presidente municipal se conduzca con honestidad y responsabilidad en su función como edil.

Y EN OTRO ASUNTO, FINALMENTE los informes municipales concluyeron. La mayoría, sin pena ni gloria. En otros, ni siquiera la población se enteró, y en algunos más, solo fue pachanga por parte del alcalde en cuestión. Y es que en la mayoría de los municipios, como es la costumbre, los alcaldes solo se gasta el presupuesto, en ellos, por supuesto.

Sin embargo, de los informes que se salvan, se encuentra el del alcalde de Ajuchitlán, Onofre Santana; el de Coyuca de Catalán, Abel Montúfar, allá en la Tierra Caliente, mientras que en la zona Norte destaca el de Taxco, Omar Flores Majúl, y en Iguala, el de Esteban Albarrán, hoy senador de la República.

El informe del alcalde de Eduardo Neri (Zumpango), Pablo Higuera, fue bueno, y no se diga el del presidente municipal de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva, quien le tapó la boca a dos que tres; Jesús Parra, también hizo lo propio en Chilapa, y por cierto, muy bien.

Otros informes, como el del alcalde de Pungarabato, Daniel Basulto, pasó sin pena ni gloria, aunque se entiende; lo mismo puede decirse del presidente municipal de Tixtla, Hosseín Nabor; el de Mochitlán, que quizá por Verde, ni siquiera tiene idea de lo que es ser gobierno, y el de Acapulco, el tal Evodio, quien presentó como logro de su gobierno la gobernabilidad en el municipio.

EN OTRO TEMA, RESULTA por demás sospechoso el presunto secuestro de Erwin Pastrana, y su aparición posterior. Y resulta extraño porque nada se dijo al respecto, y porque es de los pocos políticos de Tixtla que han manifestado estar a favor del relleno sanitario en un predio de la comunidad de Metlalapa, cuando el alcalde de ese municipio, está en contra.

En efecto, Erwin Pastrana, político reconocido en el municipio tixtleco, recientemente manifestó estar a favor del relleno en cuestión, lo que le valió, además de críticas de quienes se oponen, comentarios a favor, principalmente de los habitantes de Metlalapa, quienes ven con buenos ojos el relleno sanitario de referencia.

Hay quienes dicen que el presunto secuestro en cuestión tiene que ver con su simpatía por el relleno en Metlalapa, lo cual, si en verdad fue así, sería muy peligroso, pues significa, o significaría, que hay quienes están dispuestos a todo con tal de no permitir el proyecto, que dicho sea de paso, técnicamente cumple con todas las normas ambientales y de salud, pero que por cuestiones políticas del alcalde Hossein Nabor, no se ha concretado. En tanto, Erwin Pastrana prefiere no hablar al respecto.

 

 

Comentarios:

julio651220@hotmail.com